Vaivén Producciones nos invita, en esta ocasión, a vivir una estremecedora experiencia que va mucho más allá de los límites del teatro.

La compañía vasca nos sumerge, literalmente, en el Orfanato Judío de Varsovia, en agosto de 1942. Lo hace de la mano de Janusz Korczak, médico, pediatra y pedagogo polaco. Seremos espectadores (pero a la vez nos sentiremos parte de ellos, ya que estaremos en sus camas-literas) de su último día en este orfanato, siendo participes directos de su organización interna, rutina diaria, sus relaciones, su búsqueda infatigable de sustento, sus miedos y alegrías… A su lado, recibiremos la peor de las noticias: deberá dirigirse, junto a los 200 menores que allí residen, al tren que los llevará a las cámaras de gas del campo de concentración nazi de Treblinka.

Asistimos así a un homenaje no solo a Korczak, un ser excepcional que luchó hasta su muerte por dignificar la vida de los niños y niñas, sino también a la situación de indefensión que todos ellos sufren durante los conflictos.

Organizador