Ray Hada Disociada quiere tocar una canción, pero el desorden de todos los objetos que hay en el espacio escénico le llevarán a volverse tarumba y sentirse incapaz de cumplir su objetivo… en un principio. Porque muchas veces en la desesperanza se puede encontrar la verdadera esperanza de un sueño. Y será esta premisa la que llevará a Ray a ingeniárselas con sus varias habilidades circenses, mezclándolas entre sí y consiguiendo sorprenderse tanto a sí misma como a todo aquel que observándola esté.

Edad recomendada: Más de 3 años.

Entrada libre, con invitación.