El Festival SantasPascuas, creado hace ya cuatro años con la intención de aportar a la ciudad de Pamplona un nuevo evento cultural para la Navidad, es un festival de invierno desarrollado en el centro de la ciudad, con propuestas musicales más íntimas y especiales, para sentarse y sentir la música de otra manera. El Santaspacuas combina lo mejor de la escena pop-rock estatal con nuevas bandas emergentes, teniendo como marca la apuesta por la calidad. En su cuarta y más que consolidada cuarta edición, regresa a Baluarte con varias propuestas, entre ellas el concierto de Quique González.

Hace un año y tres meses Quique González (Madrid, 1973) ofreció su último concierto. La lógica de este negocio dice que ahora lo que toca es componer canciones, meterse al estudio, publicar un nuevo disco y, sólo después, volver a los escenarios. Con Quique, que ha sido un kamikaze, que se ha pasado muchos años peleando a la contra y siempre se ha guiado por un criterio personal e intransferible, las cosas no funcionan así. «Noto que me pasa algo”, identificaba. “No sé si estoy al final de todo, en un punto intermedio o comenzando algo nuevo, pero el cuerpo me pide romper el ciclo: quiero salir a tocar con la banda”, añadía.

El regreso de Quique González será emocionante. Aunque todavía hay muchos detalles que está perfilando de su nuevo disco, que lleva por título Las palabras vividas, Quique adelanta que quiere que la banda «potencie la parte más americana» de su repertorio. En Baluarte interpretará los temas del nuevo trabajo, entre otros, el primer single que ha visto la luz, La nave de los locos.