Una escenografía hecha con hinchables, unos títeres gigantes muy galácticos, pelotas enormes, un vestuario elegante y moderno y una marcha interminable.

Todo esto y más que no se puede explicar. Se tiene que ver y oír.

Compañía Xip Xap Teatro (Lleida).