En el apogeo del Clasicismo, Mozart y Beethoven utilizaron los dramáticos textos de Metastasio para componer pequeñas joyas de la música vocal. En aquellos programas de concierto, los compositores presentaron a la sociedad vienesa pequeñas aunque virtuosas obras líricas, óperas en miniatura, junto con conciertos y sinfonías.

Beatriz Díaz, soprano asturiana que brilla en el panorama lírico internacional y que fue premiada y becada en nuestro concurso Julián Gayarre de 2004, encuentra en aquellas virtuosas Arias de Concierto, el marco perfecto para transmitir la belleza de su voz en plenitud con una exigente técnica vocal.

Completando el programa, como era habitual en aquellos largos y completos conciertos públicos de la época, la Segunda de Beethoven, enérgica y vital, sorprendentemente concebida durante el dramático episodio de Heiligenstadt.

Organizador