A pesar del período de inactividad, La Tribu no ha perdido su capacidad compositiva. Versionar We will rock you de Queen, pero con la letra del Bienvenidos, de Miguel Ríos ¿Les parece una mezcla imposible? Embrujada, de Tino Casal, ha sido rebañada del riff de Noche de rock’n’roll, de Barricada. Escuchar un tema de Isabel Pantoja (Marinero de luces), Álex y Christina (¡Chas! y aparezco a tu lado) y Willie DeVille (Demasiado corazón) se dan la mano en el mismo repertorio con la naturalidad que imprime Txori García, showman dadaísta, a medio camino entre Freddie Mercury y Chiquito de la Calzada. Este hechicero, además de cantar bien, presentaba las canciones con pequeños monólogos, arrancando más de una carcajada.

Y es que en La Tribu Obembe no solo son importantes las canciones, sino también la puesta en escena, muy teatral en algunos aspectos (en su caso, Teatro del Absurdo, Ionesco en vena), con cambios de vestuario y atrezzos variados. Recuerdan la época del Rock Radikal Vasco con la siempre incendiaria Eres tú, de Mocedades, y maravillaron a todos al demostrar que la letra de Hoy no me puedo levantar, de Mecano, encaja en la melodía de Sweet child of mine, de Guns and Roses, mejor que la suya propia. El cachondeo se apodera de sus conciertos, pero no hay bromas a la hora de ejecutar esos clásicos que tantas y tantas veces hemos bailado y escuchado. Así lo atestigua It’s not unusual, de Tom Jones, con la letra de Sufre mamón, de Hombres G, Thunderstrack, de AC/DC, con la de Sabor de amor, de Danza Invisible, o Cadillac solitario, de Loquillo y Los Trogloditas, con So lonely, de The Police. La Tribu Obembe canibaliza estilos musicales (rock, pop, pasodoble, copla, tango, ska, bossa nova, heavy metal, reggaeton…), sazonados con mucha inteligencia y toneladas de sentido del humor.

Organizador