Tuvayhun, -bienaventurado en arameo- describe el mundo como un lugar maravilloso, pero también problemático, lleno de odio, ira, rechazo y persecución; un mundo que necesita mensajes de confianza, esperanza, humanidad y respeto. Una obra a favor de la diversidad y a compartir el mundo con los que puedan parecer diferentes.

En Tuvayhun se cruzan elementos de música clásica, jazz, reggae y folk; y se combinan instrumentos orientales y occidentales.

Composición: Kim André Arnesen (Noruega 1980).

Director: Carlos Etxeberria.