El actor Gorka Aginagalde revive a su personaje más reconocido, Patxi Arrigagorritxerriberrigoitiabeitia.

Un retrato irónico de un vasco reposado, como el buen vino. Un txikitero que repudia el agua. Un trabajador, con pocos estudios, pero estudioso de la vida. Un creyente no practicante.

Un señor que regatea con las palabras y que jamás se calla lo que piensa. Un “Kasero” que reparte a diestro y siniestro. Un hombre noble, bruto, tradicional, bueno… ¡rebueno! Un caballero cuarentón que revisa su vida y la del vecino, que rescata viejas tradiciones y da un buen repaso a temas de rabiosa actualidad…una actualidad que pone muy rabioso a Patxi ¡¡Redios!!

Ya que, a pesar de que Patxi no requiera rescate alguno y tenga… ¡Para dar y regalar!, reconoce que la situación esresidual… ¡Que huele muy mal! Y que, por algún lado, tiene que reventar. Y recuerda aquello de: “No es más pobre el que menos tiene, sino el que más necesita”

Pero… “No hay pan para tanto chorizo” rezaba el dicho.