Basada en textos (*) de Angélica Liddell, ‘Eché mi corazón a freír en la sartén’ es una obra que nos habla de mujeres, solas, tristes, muertas. De cómo el amor fracasa, la inteligencia fracasa, y nos destrozamos los unos a los otros, por cobardía, y humillamos y somos humillados hasta el final.

Esta obra es una descarnada reflexión sobre la condición de la mujer en el siglo XXI y, por extensión, sobre el machismo.

El teatro de Angélica Lidell trata de trasformar el dolor, el odio, el sufrimiento en algo bello. Trabajar en el extremo para crear un conflicto en el espectador.

Organizador