El pintor Miquel Cazaña, afincado en Pamplona desde 2016, desembarcará este viernes 28 de junio en Elizondo con 60 cuadros, la gran mayoría óleos. Su destino es la Casa de Cultura Arizkunenea de Elizondo, un lugar que Miquel ya conoce bien de cuando estuvo exponiendo hace dos años. “Del Baztán al Mundo. Volumen II” es su nueva exposición individual, la quinta en Navarra. Y para darla a conocer cuenta con 6 salas, toda la planta baja del Palacio Arizkunenea. Más de 150 metros cuadrados para una exposición que se centra básicamente en el paisaje, tanto de naturaleza como de ciudad, tanto de Navarra como de otros lugares del país, incluso de otras ciudades europeas como Praga, Venecia o París, ciudades que siempre guardan un recuerdo inspirador en la memoria del artista.

Cazaña abrirá la sala todos los días y estará en ella de 12h a 20’30h, desde el sábado 29 de junio hasta el sábado 20 de julio. Y es que este pintor de 38 años disfruta estando a pie de exposición, recibiendo y hablando con los visitantes que quieren saber más, escuchándoles y explicándoles la obra y sus experiencias con la pintura. Esta dedicación con su propuesta y con la gente, y el hecho de que se trate de obras que reflejan espacios muy reconocibles, con mucho color y mucha luz, hizo que en 2017 se acercarán a ver su exposición más de 3.000 personas. Y el año pasado, en su exposición en la Sala Barandiarán de Lekeitio, en Vizcaya, también recibió 3.000 visitantes pero en tan solo una semana.

Esta, según palabras del pintor, será la única oportunidad para ver un abanico tan amplio de obras de esta fase más impresionista y realista, que empezó a principios de 2015, con la catalogación de la obra de su abuela, la pintora Carmen Gandía. “De 2020 en adelante se avecinan cambios”, adelanta Miquel, “no me centraré tanto en espacios concretos y voy a mezclar más la pintura con la narración de una historia como hacía cuando trabajaba de ilustrador”.

Organizador