Las danzas folklóricas han interesado a la gran mayoría de compositores “clásicos” a través de la historia. Y con más fuerza todavía a partir del siglo XIX, con la llegada de un nacionalismo musical en el que la expresión popular era el ingrediente más importante.

Autores como Brahms, Dvorak, Grieg o Mussorgsky generaron un repertorio basado en la música de danza y que hoy sigue vigente incluso en la sonoridad de una banda de música. De igual forma, los actuales compositores de la moderna música original para banda siguen encontrando inspiración en ese género musical, con sonoridades de múltiples procedencias.