Caídos del cielo, de Paloma Pedrero, está basada en la historia de Rosario Endrinal, una indigente catalana que dormía en un cajero y que fue asesinada por varios jóvenes al rociarla con gasolina y prenderle fuego. En esta pieza metateatral de final previsible, el personaje de la escritora, Luz, un trasunto de la propia autora, escribe la obra enredada en prisas y nervios.

Una noche, mientras Luz intenta resolver la escritura de una escena en su estudio, Charito, la protagonista, «cae del cielo» para echarle una mano a modo de musa con espíritu burlón y de paso resolver los múltiples conflictos que surgen con los actores en los ensayos, personajes desgarrados y caídos en pozos de marginación, miembros de un reparto que en la calle son juguetes para las fieras y que en escena son seres con dignidad, la dignidad de los perdedores, que a veces buscan redimirse por medio del amor. La intención de Pedrero era»transmitir que ellos y nosotros no somos distintos».

Organizador