Robert Treviño se ha decantado por la música rusa para cerrar la Temporada y ha cursado una invitación al pianista Alexei Volodin para acompañarle en esta aventura. Volodin, un consumado especialista en la música de Rachmaninoff, se enfrentará al Concierto para piano nº3, considerado uno de los más difíciles de todo el repertorio pianístico. La idea del destino aparecerá acto seguido en la Sinfonía nº5 de Tchaikovsky, cuyo proceso de composición fue tan duro que el ruso llegó a afirmar que “tengo que exprimirla de mi cerebro embotado”. En su interior, Tchaikovsky conjugó la gran forma sinfónica con un programa literario oculto y, de esa tensión, así como del folclore eslavo y el lenguaje del ballet, nació una de las sinfonías más originales y memorables del último tramo del siglo XIX.
PROGRAMA: Fracaso o victoria
 
S. Rachmaninoff
Concierto para piano y orquesta nº3     [39’]
P.I. Tchaikovsky
Sinfonía nº5     [44’]
Robert Treviño, director
Alexei Volodin, piano