Pablo Ferrández ha dejado atrás el estatus de joven promesa para erigirse en uno de los violonchelistas más solicitados del momento. Debutará en nuestra Temporada con uno de sus caballos de batalla, el Concierto para violonchelo de Dvorak, una partitura de pasión desbordante compuesta justo después de la Sinfonía del Nuevo Mundo. Más desconocidas son las sinfonías de Edward Elgar, pero Robert Treviño está convencido de la valía de estas creaciones de gran envergadura y ambición y se pondrá al frente de la Orquesta para abordar la Sinfonía nº2 (1911). Elgar aseguraba “haber dejado por escrito mi alma” en el interior de este fascinante lienzo de una hora de duración, que presenta la densidad de la música centroeuropea de la época pero con una personalidad inconfundiblemente inglesa.

PROGRAMA: Muerte en palacio
A. Dvorak Concierto para violonchelo y orquesta     [40’]
E. Elgar Sinfonía nº2     [53’]
Robert Treviño, director
Pablo Ferrández, violonchelo