Con el omnipresente Beethoven y su más legítimo heredero del sinfonismo alemán, Johannes Brahms, cerramos el ciclo de esta intensa temporada. El destino que llama a la puerta de Beethoven en los primeros compases de su Quinta Sinfonía conduce al alemán a su condición de leyenda para las siguientes generaciones de músicos románticos. Es ese destino el que en Schicksalslied conduce a Brahms “por la luz en caminos suaves o genios celestiales”. La belleza, serena y milagrosa, la profunda capacidad para la meditación, la condición del dolor y el sendero hacia la poesía, la paz y la naturaleza, de sus lieder para coro y orquesta, representan la quintaesencia del Romanticismo.

PROGRAMA
Parte I
Johannes Brahms
Obertura para un festival académico, opus 80
Waldnesnacht, opus 62 núm. 3, para coro a cappella
Schicksalslied, opus 54, para coro y orquesta
Parte II
Ludwig van Beethoven
Sinfonía núm. 5, en Do menor, opus 67
Orquesta Sinfónica de Navarra
Orfeón Pamplonés (Director: Igor Ijurra)
Director: Manuel Hernández-Silva